2014

Minuta de la sesión del jueves 18 de diciembre de 2014

Durante la sesión se presentaron las distintas propuestas de experimentación para abordar el problema de la virtualidad. El proyecto de David tiene como objetivo indagar el valor virtual de la moneda; el experimento consiste en escanear un billete de un dólar e imprimir la imagen obtenida, ésta será escaneada y se obtendrá una nueva impresión, el proceso se extenderá hasta que la imagen pierda sus características estéticas. A través de la degradación el objeto será transformado en una pieza de arte, lo que le permite obtener otro tipo de valor. Luis comentó que sería importante explicitar la relación entre las características de esta pieza y la cuestión de la virtualización, pues resulta necesario tener en cuenta la distinción entre moneda y economía. Jardón sugirió revisar un recurso digital que se encuentra en Wall of videos, en el cual se aborda la historia del dólar a partir del contexto de la guerra civil norteamericana. Nadia sostuvo que habría que resaltar el proceso de virtualización del valor al poner en circulación a la pieza en un entorno artístico. En este sentido, Enrique propuso poner a la venta la pieza mediante Bitcoins.

Por su lado, Hugo presentó dos proyectos, el primero consiste en la realización de un libro pop-up que al ser manipulado permita generar varias piezas. La segunda propuesta se trata de una Raspberry Pi que al “minar” Bitcoins posibilite regalar licencias de Win rar. En ambos casos se sugirió profundizar la relación con lo virtual. Jardón sostuvo que dado el carácter complejo de lo virtual, resultaría difícil y críptico abordarlo mediante una pieza conceptual, por lo que recomendó un acercamiento narrativo.

En otro sentido, Abel e Isaac sugirieron como una línea de trabajo la figura del fuego, pues el descubrimiento de éste coincide con el comienzo del proceso de hominización al que Lévy refiere en distintos momentos. En última instancia, el uso del fuego puede entenderse como uno de los primeros ejemplos de heterogénesis de lo humano. Se comentó que esta propuesta necesitaba ser dirigida hacia la producción de una pieza.

Amanda expresó su interés en construir una máquina de humo que escriba repetitivamente la palabra “oxigeno”; este proceso de escritura deberá resaltar los rastros y huellas producidas por la escritura repetitiva. Nadia señaló que una pieza de estas características permitiría entender la virtualización como un nudo problemático, refiriendo al espectador al consumo de oxígeno a través de la tecnología. En este punto Enrique recordó la pieza Exhaust de Marcela Armas.

Finalmente, Juan pensó en una pieza interactiva que mediante preguntas cerradas al espectador genere o degrade la formación de una imagen. Una pieza de este tipo, sostuvo Nadia, nos permitirá reflexionar sobre la construcción del conocimiento el cual produce y modifica imaginarios. Jardón pidió que se aclarará el incentivo que tendrían las personas para interactuar con la obra.

Finalmente se acordó abrir un documento en línea para agregar datos e información sobre los distintos proyectos.

Minuta de la sesión del jueves 11 de diciembre de 2014

La sesión comenzó con la exposición por parte de Amanda sobre algunas piezas relacionadas con la virtualización del texto. Las obras revisadas fueron: La confianza en uno mismo produce buenos resultados y Las obsesiones empeoran mi vida y mejoran mi trabajo de Stefan Sagmeister, Water Calligraphy Device de Nicholas Hanna, Very Slow Scan Television de Gebhard Sengmüller, Bit.Fall de Julius Popp y The eyewriter y L.A.S.E.R. Tag de Graffiti Research Lab.

Luis comenzó la ronda de comentarios señalando que la desterritorialización impacta en la información y en la economía. Con respecto a la primera, el espacio físico en el que es alojada pasa a ser irrelevante, pues en cualquier momento se puede acceder a ella. Para el campo de la economía las acciones, en tanto que transacciones, ya no dependen de su entorno. Por su parte, David resaltó que en la lectura de Lévy se encuentra un tono optimista o positivo sobre los espacios generados con las nuevas tecnologías, pues se les concibe como lugares de conciliación, de intercambio y de distribución del conocimiento. Este matiz positivo se puede localizar en el anuncio de un nueva economía de la abundancia. Sin embargo, a la luz de eventos ocurridos en los últimos años, podemos sostener que la información que fluye a través de las nuevas tecnologías no siempre ha acarreado consecuencias positivas, sino que ha sido utilizada como herramienta para fortalecer estructuras de poder. En este sentido, David sostuvo que la información ha llegado a impactar en el sistema económico.

A partir de esto, Nadia afirmó que la perspectiva de Lévy resulta interesante pues de acuerdo al filósofo tunecino no es que el flujo de la información impacte en una economía, sino que este flujo genera una cierta economía. Se hizo hincapié en que si bien Levy pueda tener un tono optimista, no deja de apuntar algunos riesgos que acarrean las nuevas tecnologías. Uno de estos ejemplos es la captación de las nuevas iniciativas y grupos instruidos en el uso e innovación de la tecnología por parte de las grandes empresas. Jardón señaló que este tipo de estrategias no son nuevas, puesto que pueden encontrarse ejemplos como el de la relación entre los Beatles y la disquera Emmy. David recordó el Bitcoin, el cual pasó de ser una moneda independiente en sus orígenes a ser aceptado por Microsoft en los últimos meses. Sin embargo, señaló Nadia, pese al origen antisistémico del Bitcoin, éste no deja de formar parte de la lógica de una economía de la moneda, es decir, no deja de responder a mecanismos impersonales como los señalados por el Lévy.

David afirmó que pese a las limitantes que pueda tener el texto de Lévy, algunas de las posibilidades optimistas que señala se han vuelto realidad. Un ejemplo son los creative commons, que permiten liberar los derechos de uso de un objeto, para que éste pueda ser reutilizado y modificado por cualquier persona. Ejemplos como éste nos permiten acercarnos a la inteligencia colectiva diagnosticada por Lévy.

Por otro lado, Luis llamó la atención sobre el desplazamiento del valor, pues éste ya no se encuentra en lo material de un objeto, sino en las relaciones virtuales que se generan a su alrededor. Este desplazamiento genera espacios que habrían de ser apropiados mediante la política. Al respecto, Nadia señaló que uno de los problemas de la economía de la moneda es la plusvalía entendida como el flujo de información que determina el valor de un objeto mediante la especulación. Cuando esta lógica tiene lugar la economía se transforma en la política. A modo de lectura complementaria, Nadia recomendó leer  La formación de las necesidades de Günther Anders.

Amanda recordó que tiempo atrás se intentó replicar un modelo económico basado en el trueque de servicios a través de Internet. David nos compartió su experiencia en un proyecto llamado Cacao, el cual era una iniciativa que buscaba generar un banco de horas, es decir, las personas intercambiaban servicios con base en las horas de trabajo. Sin embargo, siguiendo en cierta medida a Levy, estas dinámicas tienen sus limitantes debido a las transformaciones que ha sufrido el trabajo desde los años setentas, cuando lo que se paga no es ya la fuerza del obrero sino sus conocimientos y especialización. Por su parte, Nadia sostuvo que si bien se suele tener una concepción horizontal del trueque, culturalmente éste se ha encontrado basado en relaciones de poder.

Nadia retomó la afirmación de que la economía se encuentra fundada en la escasez de los bienes y, de acuerdo al texto de Anders, con la formación de necesidades. Lo que tienen en común estos dos aspectos de la economía es la naturaleza exclusivo privativa de la adquisición, la cual privilegia a un sector particular. Asimismo, Nadia señaló algunas de las consecuencias que trae consigo el cambio en el esquema del conocimiento, pues como Lévy sostiene, se da un paso de la construcción de saberes estables al aprendizaje permanente.

Este desplazamiento privilegia la capacidad de llevar a cabo tareas múltiples, lo cual ha implicado que en los últimos años se realicen transformaciones en los planes académicos bajo  las exigencias de las llamadas sociedades del conocimiento. A su vez, estas preferencias se reflejan en los espacios culturales y sociales que nos envuelven, pues la desterritorialización del trabajo hace que lugares como el hogar se transformen en espacios de trabajo. La desterritorialización también se encontraría relacionada con otros fenómenos como la gentrificación, sostuvo David,

Nadia retomó algunos de los señalamientos de Lévy en torno a la naturaleza de la información, pues una consecuencia que se deja entrever es que las formas de virtualización de la información generan nuevas economías. Estos procesos de virtualización nos dirigieron a la metáfora del mapa y el territorio, pues éste ya no antecede a aquél, sino que el mapa es ya el territorio. Jardón intervino al respecto, señalando que los mapas no siempre coinciden con el territorio, tal es el caso de la anécdota recogida por McLuhan en su texto Comprender los medios de comunicación en la que un niño le muestra a su padre las fotografías del recorrido que éste realiza todos los días para al ir por agua. No obstante, para el padre las fotografías se muestran como un retrato ajeno al esfuerzo y experiencia  del camino que recorría día con día.

La sesión finalizó con el acuerdo de dirigir las reflexiones que surgieron a partir del texto de Lévy a una pieza o ejercicio. Para ello, Luis propuso la dinámica de los game jam en los que a lo largo de una semana varios equipos buscan generar uno o varios videojuegos. Para organizar los equipos se pidió a los asistentes que en la siguiente sesión se asista con breves proyectos, la extensión máxima quedó estipulada en tres líneas.

Minuta de la sesión del jueves 13 de noviembre de 2014

La sesión dio comienzo con las impresiones generales que generó el segundo capítulo del texto de Lévy a cada uno de los asistentes. A Enrique y Hugo les llamó la atención la afirmación del cuerpo como capital. Sin embargo, para Hugo este proceso de capitalización significa la posibilidad de una democratización a través de la tecnología. Para Ana, lo llamativo del capítulo fue la obicuidad de las nuevas tecnologías, al permitirnos estar en varios lugares al mismo tiempo; por otro lado esta ocupación digital de los espacios no significa una separación o escisión de otros individuos, más bien se mantiene la posibilidad de afectar o lastimar a alguien más. Otras impresiones sobre este capítulo fueron aquellas que lo describían como poético y saturado de ejemplos.

Mario sostuvo que algo sobre lo que hacía hincapié Lévy es en que la virtualización no sólo ocurre a través de las nuevas tecnologías. Nadia señaló en este sentido que la virtualización no se da por la tecnología, pero sí tiene lugar por la mediación técnica. Es decir, la virtualización del cuerpo se da por una mediación técnica. Abraham recordó en este punto la noción de inteligencia colectiva, que en casos como el del salmón le permite a éste volver a casa de manera intuitiva. Una carga de este tipo es la que encontramos en el código genético del humano. No obstante, señaló Nadia, hay que ser cuidadosos con el uso de estas bases biológicas.

Tras la lectura de algunas líneas del texto a Hugo le llamó la atención la desterritorialización de la imagen, pues ésta es la que permite afectar mediante la voz a otro individuo. Esto le hizo que Mario trajera a cuenta la noción de actos perlocutivos entendida como la proyección de una imagen y de una acción. Al respecto, Nadia señaló que la proyección de la imagen es la generación de un cambio, pues una imagen crea cosas. La telepresencia es más que la proyección de imagen, la construcción puede ser a través de creencias, ideas, discursos, etc. Es decir, acotó Mario, no se reduce a una imagen visual.

El reconocimiento de uno mismo siempre se encuentra cruzado por otras imágenes sobre el cuerpo. Daniela recordó a un artista que realiza esculturas mentales con frases como “Una pelota debajo del mar”, la cual obliga al espectador a realizar la construcción mental. Con respecto a la cuestión de la imagen, Hugo recomendó un par de películas 100 pounds of beauty y Peacock.

Isaac señaló que la imagen propia no puede controlarse. Hugo planteó la posibilidad a futuro de controlarla asumiendo al género como producto. Esto suscitó una discusión en torno a las posibilidades de construir nuevos géneros. Nadia sostuvo que habría que cuestionar la preeminencia del discurso biológico como aquello que sujeta a los demás discursos en torno al género.

Minuta de la sesión del jueves 6 de noviembre de 2014

En esta sesión del Laboratorio comenzamos abordando las experiencias que cada uno tuvo en Second Life. A partir de esta ronda de participaciones se propuso poner en relación las experiencias personales con el texto de Pierre Levy, lo que nos dirigió hacia el problema del nomadismo. Con respecto a esto, Enrique señaló que dadas las condiciones de las comunidades online quizá el término nomadismo no resulta apropiado pues aquél es entendido como carencia de referentes y en el caso de los usuarios de interfaces electrónicas podríamos señalar como eje central o punto nodal al espacio material. Alberto intervino en este punto sugiriendo que el referir a un punto nodal podría resultar insuficiente, pues a su parecer, en la vida de los usuarios conviven tanto las interfaces electrónicas como la vida “material”. Por un momento, esto abrió una breve discusión en torno al papel de las nacionalidades en las plataformas electrónicas pues en apariencia éstas son innecesarias en espacios como Second Life.

Volviendo a la cuestión del término nómada, Mario precisó que con éste no necesariamente se designa a una carencia de referentes sino a un movimiento de traslación en el que son necesarios los puntos que permitan cierta orientación, sin embargo sus significados podrían no ser los mismos que para alguien sedentario. Enrique insistió en la necesidad de un nuevo término por lo que propuso el concepto de nómada protosedentario como una manera de referir a la transformación del espacio sin el cambio del usuario. Al respecto Nadia sostuvo que el uso del término nómada puede entenderse como la constante adaptación a las distintas herramientas y soportes electrónicos. En este sentido, dicho concepto no refiere solamente al cambio o traslación en el espacio, más bien a la actualización permanente de nuestros conocimientos. Dicha adaptación ocurre por el cambio radical tanto de velocidades y espacios en la era digital.

David añadió que el nómada sería aquél que permanece condicionado por los flujos de un sistema capitalista, siendo el resultado de un proceso de normalización, en el que el sistema determina sus movimientos con base en las necesidades de productividad. Nadia llamó la atención sobre la noción de espacio que encontramos en la era digital pues supone un desplazamiento de su sentido clásico abriendo la posibilidad de un empoderamiento. A través de la virtualización es posible hablar de creación, apertura y construcción del espacio, por lo que ya no sería sólo entendido como aquello que nos contiene sino también como lo que puede modificarse con el objetivo de generar estrategias de resistencia. En este punto, David recordó las pequeñas acciones realizadas por Ricardo Domínguez, tales como ubicarse afuera de un centro comercial para jugar con los objetos que había comprado.

Como conclusión pensamos en la posibilidad de llevar a cabo una acción de esta naturaleza en Second Life, la cual será concertada en la siguiente sesión.

Minuta de la sesión del jueves 30 de octubre de 2014

Ana nos comentó que le resultaron llamativas la afirmación de Lévy de que seguimos siendo nómadas y el carácter del tiempo y el espacio virtual, el cual conlleva a la posibilidad de un espacio heterogéneo. Por sus parte, Enrique comentó que le pareció interesante lo que él llamó “las virtualidades inherentes del ser”, que le permiten a este último encontrar formas a través de las cuales hacerse presente.

Hugo llamó la atención sobre la relación, señalada por Lévy, entre existencia y dasein. Nadia señaló que la virtualización del tiempo y el espacio permite que la presencia se desligue de lo físico. En donde lo real y lo virtual no se contraponen. En última instancia la virtualidad vinculada a los nuevos medios nos permite una nueva configuración de la realidad.

En este punto Juan preguntó por la relación entre lo virtual y lo real en una hoja impresa. A lo que Nadia contestó que dicha relación no debe ser asumida como una dicotomía. Hernani complementó esto último señalando que la virtualización no se corresponde exclusivamente con lo digital. Isaac señaló que en el texto de Lévy la virtualización formaba parte del proceso de hominización, y que incluso en la lectura de una carta o postal encontramos el carácter virtual.

Finalmente, Hugo señaló que lo virtual acarrea una serie de consecuencias legales de lo virtual, como por ejemplo los contratos de términos y condiciones de Google Drive.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s