Archivo mensual: noviembre 2014

Laboratorio Permanente de Investigación. Límites entre el arte y la industria. Enero – marzo 2016

La discusión acerca de qué es el arte ha sido un lugar común en la historia del mismo. Inclusive, podríamos decir que ésta última se constituye a través de los intentos de respuesta a dicha pregunta fundamental. Como diría Joseph Kosuth, “la obra de arte es una suerte de propuesta presentada dentro del contexto artístico, como un comentario acerca del arte”. La anotación del conceptualista supone y delimita la actividad artística a un campo de conocedores del arte. Ahora bien, aunque Kosuth también asume que lo que permite a una obra ser artística depende de su época, de procesos de legitimación de los críticos, centros culturales y museos, finalmente parece insistir en una separación entre lo que él denomina el arte y la estética. Lo anterior supone distinguir la esfera del arte de otras esferas de percepción que generan diversas visiones del mundo. El arte generaría así nuevas percepciones dentro de su propia esfera que no tendrían un impacto o efecto en otros ámbitos y viceversa. No obstante, habría que cuestionar esta autonomía y pensar cómo se relaciona el arte con otras esferas (como la política, económica, etc.) dado que éste siempre se ha producido en relación con ellas, ya sea directa o indirectamente. Yves Michaud en El arte en estado gaseoso retoma esta discusión pero advirtiéndonos que la disolución entre esferas puede ser muy peligrosa para la actividad artística misma como espacio de autonomía y de resistencia, así como para nuestra vida ordinaria, produciendo una estetización vulgar del mundo. En este laboratorio pensaremos en si es necesario poner límites a lo que comprendemos por arte, y quizá pensar qué pertinencia tienen estas discusiones para el arte contemporáneo actual, incluido el arte electrónico.

El dossier de lecturas se puede descargar aquí.

Laboratorio Permanente de Investigación. Arte, tecnología y ecosistemas. Abril – mayo 2015

El término Antropoceno, de reciente aparición, pretende designar una nueva era geológica en la cual los cambios físicos más significativos observados en el planeta estarían causados, principalmente, por la acción humana. Pese a que dicho concepto aún es objeto de controversias, la realidad y magnitud de tales cambios, así como, sus efectos en los ecosistemas, es innegable. En esta serie de lecturas, pretendemos investigar y cuestionar el papel del arte y la tecnología en relación a la situación de catástrofe ecológica que enfrentamos. Nos haremos, entre muchas otras, las siguientes preguntas: ¿Qué clase de imaginarios sobre el mundo, y los seres que existen en él, han sido construidos o propiciados desde el arte? ¿Cómo puede este último transformar aquellos imaginarios, con el fin de ajustarlos a una realidad sin precedentes? Si somos capaces de pensar en el objeto artístico como algo que existe en el mundo, y no de forma separada a éste, ¿podríamos entenderlo también como un agente de su transformación? Finalmente, examinaremos cómo el arte tecnológico en particular se inscribe dentro de los fenómenos descritos por el Antropoceno, y de qué modo puede adoptar un papel activo en su mitigación.

El dossier de lecturas se puede descargar aquí.

Laboratorio Permanente de Investigación. Sobre lo virtual y la virtualización. Octubre-noviembre 2014 y enero 2015

El Laboratorio Permanente de Investigación pretende abrir los paradigmas en los que están encasilladas ciertas prácticas del arte electrónico-digital y detonar reflexiones sobre éstas a partir de la discusión y experimentación con ciertos conceptos y características de las mismas. Así, se plantea una dinámica de trabajo en la que teoría y práctica, lectura y juego, se conjunten a manera de actividades complementarias para generar nuevas perspectivas de estudio y de apreciación de los fenómenos artísticos a los que el Centro Multimedia está dirigido. El debate se apoyará en la lectura elegida para este trimestre —¿Qué es lo virtual?, de Pierre Lévy— y en las experiencias y pensamientos obtenidos del juego Second Life.

El dossier de lecturas se puede descargar aquí.

Usuario nómada. Sistemas operativos

La multiplicación contemporánea de los espacios hace de nosotros un nuevo tipo de nómadas: en lugar de seguir líneas errantes y migratorias dentro de una extensión dada, saltamos de una red a otra, de un sistema de proximidad al siguiente. Los espacios se metamorfosean y bifurcan bajo nuestros pies, forzándonos a la heterogeneidad. 
Pierre Lévy, ¿Qué es lo virtual?

Conforme la personalidad se va transportando a lo virtual —a aquello que no exige la presencia del cuerpo, donde el tiempo es representado por una conexión y, en nuestro caso, un mundo digital-social que exige casi lo mismo que “el mundo real”— consumar las funciones de trabajo y entretenimiento se convierte cada vez más en una actividad que, al estar tan descentralizada, hace las veces de una sátira a la inmediatez de los servicios y su practicidad.

En el caso del entretenimiento, existe una rica variedad de servicios digitales de música y video con un catálogo a medio coser para todos aquellos que buscan algo distinto a lo que suena en radio y TV o para quienes buscan hacer de su bolsillo un vergel. Si bien existen contadas opciones que tienen el potencial de ofrecer eso que tu amigo fan del folk serbio quiere poner en su fiesta, queda en evidencia que los horizontes del Internet están íntimamente ligados a habilidades propias de los usuarios, como son los procesos de búsqueda de información, saltar los bloqueos regionales, salir de determinados sitios con datos y tarjeta de crédito intactos, etc. De repente, Internet ya no es para todos y la facilidad que supuestamente ofrece se convierte en un zombie en llamas, un ser cuyos restos se convierten en una amenaza que quiere comer tu cerebro.

Cuando se habla del trabajo de oficina, la situación es similar, pero, ¿qué pasa cuando las actividades computacionales del trabajo van más allá de lo que la red y la virtualidad pueden ofrecer? En mi caso, me veo en la necesidad de “trabajar” con distintos tipos de programas especializados que hacen uso del hardware del sistema. Surge una necesidad, surge una solución, surge una idea. Esas características y habilidades que pueden entenderse como virtuales, elementos que pertenecen a la persona y no al medio, deben operar en distintas plataformas y cumplir los mismos objetivos. Es aquí donde nace el usuario nómada: un usuario que cambia constantemente no de hogar, sino de entorno digital; aquel que aprende a desenvolverse en todos los sistemas operativos, en todos los dispositivos, a todas horas en cualquier lugar, con cualquier déficit de recursos de sistema; aquel usuario violentado por la excesiva oferta de la industria y abandonado por la comodidad de la tecnología; aquel que al usarla para facilitar sus tareas, también se enfrenta a ella; un usuario que al verse ante un espacio de trabajo que parece la portada del disco Unknown Pleasures de Joy Division, crea o usa soluciones tipo aplicaciones Web, como la finada suit de Aviary, los sistemas operativos portables como Guitarinux, las redes personalizadas de OwnCloud, etc.

3082678964_501172385b_o

Joy Division – Unknown Pleasures

El celular, la tablet, las computadoras personales, las computadoras del trabajo, un mar de dispositivos lleno de brechas de seguridad a las cuales un usuario decente simplemente no puede ni quiere enfrentarse. Soy nómada de sistema operativo, soy nómada de equipo de trabajo, en cada minimundo debo librar un tipo de guerra santa diferente para defender el mismo castillo y, ahora más que nunca, un castillo en la nube.

Ya no hay un yo virtual, hay un concentrador de puertos yo en el que cada habilidad virtual parte a una distopía diferente, se enfrenta a ella, choca, muere y revive constantemente para lograr consumarse. Aquel sistema que pueda resolver esto podría considerarse como la nueva civilización-OS y cosechar por primera vez en años la productividad.

Ya hay algunas iniciativas interesantes pero que no terminan de coagular, pues para ello hay que primero desangrar hasta la muerte a la interfaz, luego al layout, a los fabricantes, a los desarrolladores y, finalmente, a los mismos usuarios. Firefox Os, Chrome OS, Ubuntu for Android, Windows Threshold, Material Design, entre otros, son solo las primeras ideas que me hacen querer presenciar el próximo gran salto de la industria.

Hugo Vargas