2015

Minuta de la sesión del 16 de octubre de 2015

La sesión del día viernes tenía como objetivo tratar los siguientes temas:

  1. Botes de basura parlantes: requerimientos técnicos y presupuesto
  2. Temas de lectura y discusión para el Lab del 2016
  3. Calendario Open Media

-Sobre el presupuesto de los botes Hugo comentó que se necesitarían entre $800 y $2,400 para realizarlos (subirá un drive con algunos requerimientos). Además, se acordó escribir un mail a Adriana informándola del proyecto y propusimos hacer un documento que lo describa, en donde todos podremos colaborar.

-Respecto a los temas de lectura las propuestas quedaron como sigue:

Luis: Se encuentra interesado en trabajar respecto a interfaces. También, le interesa abordarlas desde una perspectiva política como medio de transformación del mundo a partir de la colaboración. (Pensaba específicamente en Bruno Latour).

Enrique García: Comentó que le interesa también el tema de las interfaces y prótesis. Propuso también hablar de bio-hacking. Un poco en la misma línea, habló sobre la necesidad de cuestionar y replantear la ética hacker en un contexto donde muchas cosas pueden ser hackeables.

Arturo: Propuso el tema de reproducción multimedia.

Enrique Hernández: Está interesado en trabajar con el tema de medios de consumo.

Hugo: Comentó que le interesa trabajar con el tema de la obsolescencia.

Laboratorio de Investigación: Eugenio, Ian y Nadia proponen discutir acerca de los límites entre el arte y la industria.

Quedó pendiente la propuesta del Laboratorio de Publicaciones Digitales que el día martes comentaremos. Aún no se ha determinado cuál será el tema a tratar.

-Por último, sobre el calendario de Open Media no hubo mucho avance. Se volvió a discutir acerca de la definición del proyecto, pero no logró bajarse mucho. Queda la tarea de definirlo, proponer un calendario y designar tareas. No hay que olvidar que tendremos que concretar pronto un documento para requerir el presupuesto.

Minuta de la sesión del 13 de octubre de 2015

Después de semana de inactividad debido a diferentes ocupaciones de los integrantes del Centro Multimedia, el 13 de octubre retomamos nuestras sesiones del Laboratorio Permanente de Investigación. El propósito de esta sesión fue recapitular y reflexionar sobre nuestras últimas actividades, concretamente, las entrevistas con los jardineros y con Sebastián Terrones del huerto de La Esmeralda, así como las conversaciones que se suscitaron en el encuentro entre los jardineros y Sebastián en el huerto. Partimos de la idea de que, durante las entrevistas y conversaciones, pudimos identificar claramente algunas cuestiones en las que nuestra intervención podría ser de utilidad.

Partiendo de una propuesta inicial de Nadia, acordamos centrarnos en la problemática de la basura. Por una parte, los jardineros observaron reiteradamente que los usuarios del jardines del CENART tienden a ser  descuidados con la basura: ya sea que la tiren fuera de los botes o que, a pesar de tirarla en los botes, lo hagan en el lugar incorrecto. Por otra parte, la basura orgánica debidamente separada de la inorgánica podría ser de gran utilidad en el huerto para la fabricación de composta o biofermentos.

David propuso la creación de un dispositivo para propiciar la correcta separación de la basura, e incluso utilizar algún recurso visual que pueda crear una mayor conciencia en los visitantes de los jardines.

Hugo observó que los botes de basura de la cafetería del CENART suelen llenarse, y ello obstaculiza su manejo adecuado. Sugirió que podríamos invitar al personal de la cafetería a usar menos envolturas y empaques de plástico a la hora de servir ciertos alimentos. Además, propuso una acción complementaria para crear conciencia sobre la basura, que consistiría en una performance / flash mob en la que nosotros señalaríamos a quienes no tiren su basura en el lugar adecuado.

Luis enfatizó la necesidad de que nuestras acciones sean sostenibles, y que apunten hacia diferentes estrategias para separar la basura. Sugirió también que el dispositivo, inicialmente propuesto por David, podría generar alertas sonoras. Por ejemplo, una serie de sensores colocados en los botes de basura podrían dar una respuesta de voz que buscara despertar la conciencia de quienes los usan.

Kike Hernández sugirió otra acción alternativa: puesto que se acerca la FILIJ (6 al 16 de noviembre), con la consiguiente instalación de carpas y templetes, y dadas las observaciones de los jardineros sobre cómo estos elementos afectan al pasto, se podría hacer una secuencia timelapse de fotografías que evidenciaran los daños.

Amanda, uniéndose a la idea de hacer un dispositivo para propiciar la separación de basura, sugirió que además podría crearse una “planta virtual” que fuera creciendo a medida que los usuarios de los jardines tiren basura orgánica en el lugar correcto.

En un intento de aglutinar las diferentes ideas, Eugenio propuso que nos enfoquemos en una propuesta concreta, la de los “botes de basura parlantes”, sin que ellos signifique descartar las otras propuestas. Sugirió también que sería bueno aprovechar los próximos eventos en los jardines, en lo que habrá una gran afluencia de público de todas las edades, para poner en marcha el experimento. Con esta finalidad, propuso una nueva sesión para el viernes 16 de octubre, para discutir los detalles técnicos y administrativos que habrá que cubrir para poder instalar el dispositivo parlante en al menos un par de botes de basura de los jardines del CENART.

Minuta de la sesión del 25 de agosto de 2015

En esta sesión quisimos dar una nueva iteración a nuestras ideas, después de haber entrevistado tanto a los jardineros del CENART como a Sebastián Terrones, quien mantiene el huerto de La Esmeralda. Partimos del entusiasmo y los nuevos conocimientos generados a través de las entrevistas, y nos planteamos la posibilidad de que éstas puedan transformar las ideas que anteriormente habíamos planteado.

(Las entrevistas se encuentran aquí: http://sautiyawakulima.net/cenart)

  • Luis propuso hacer una visualización de las interacciones que suceden en el huerto, tanto entre plantas como animales. Dicha visualización podría tomar forma de aplicación interactiva, que podría servir como herramienta para experimentar y concienciar. Además, la aplicación podría plantearse como una forma de beneficio mutuo: no solamente nosotros tendríamos la oportunidad de desarrollarla sino que, idealmente, ésta podría servir como herramienta práctica para quienes cuidan el huerto. Más que hacer un manual, la aplicación implicaría modelar y simular un ecosistema, y observar qué sucede si varían algunas de sus interacciones.
  • Kike planteo que el huerto es prácticamente visible, y que nosotros podríamos activar estrategias de visualización en el CENART. Esto podría hacerse a través de webcams que transmitan imágenes del huerto en streaming. Ya que no cualquiera puede acceder al huerto (por razones de seguridad), sería bueno que al menos muchas más personas pudieran saber de su existencia y observarlo.
  • Eugenio propuso que las webcams podrían funcionar, además, como sensores visuales del huerto y, a través de algún algoritmo, recuperar la idea de traducir algún aspecto medible de las plantas a otra señal digital (sonido, imagen, texto).
  • Isaac: conexión entre jardineros y huerto.
  • Hugo: daños a los jardines debidos a eventos.
  • Todos: registrar el daño que la colocación de los templetes y carpas de la Feria del Libro provoca en los jardines. Esto podría servir como medio para denunciar y proponer alternativas.
  • Eugenio comentó que las ideas de esta sesión ya están mucho más refinadas que las ideas anteriores, pero que aún falta refinarlas aún más. Hace falta encontrar detonadores y metáforas, que seguramente surgirán prolongando el proceso de investigación. Para profundizar en el conocimiento de los jardines y del huerto, podríamos intentar crear conexiones entre los jardineros y Sebastián, y observar qué conocimientos nuevos surgen de esa interacción. Es posible que los jardineros traduzcan lo que sucede en el huerto en términos muy distintos a los nuestros, y con ello seguramente lograremos una visión mucho más rica y precisa que, a su vez, nos puede llevar a delinear ideas más potentes. Para lograr estas conexiones, Eugenio se comprometió a hablar con los jardineros para encontrar una fecha en la que puedan visitar el huerto. Siguiendo una propuesta de David, plantearíamos esta visita como una convivencia más distendida, posiblemente en forma de picnic.

Minuta de la sesión del 4 de agosto de 2015

En esta sesión se planteó evaluar, comentar y discutir los avances del proyecto del Laboratorio Permanente de Investigación, el cual, como señaló Eugenio, tenía como objetivo indagar las interacciones entre humanos y no humanos en los jardines del CENART mediante entrevistas a los encargados de estos espacios así como la elaboración de una prótesis que permitiera leer, ver y escuchar las afecciones de una planta o árbol.

Luis comentó que uno de los mayores riesgos a los que se enfrentaban los proyectos planteados para el Laboratorio era la falta de una metodología clara que permitiera establecer tareas específicas para cada uno. Al respecto, David sostuvo que dicha metodología podría ayudar a delimitar dichas tareas así como las horas de trabajo que se le dedicaría a cada una.

Hugo afirmó que otro factor que nos ha frenado ha sido la escasez de medios para realizar una pieza concreta como conclusión de este ciclo del Laboratorio. Para compensarla, propuso que el taller de robótica podía aportar microcontroladores y otros elementos. También señaló que la falta de conocimiento acerca del problema dificultaba tanto la medición como la visualización de los datos de las plantas, y por ello hacía imposible el avance en el desarrollo de la prótesis.

Nadia dijo que en caso de continuar con el proyecto de las entrevistas, sería una buena idea que todos los participantes del Laboratorio se involucraran con la realización de aquéllas. Enrique Hernández señaló que una de las mayores problemáticas hasta el momento era elegir un parámetro específico a ser medido, a partir del cual llevar un análisis sobre qué es lo que se espera conseguir con el proyecto.

En este sentido, Humberto afirmó que la curiosidad con la que se había planeado el proyecto de los jardines aún era vaga, y que una vía que no debía descartarse era la de escuchar a los jardineros del CENART en su calidad de especialistas. Esta vaguedad y falta de especificidad, sostuvo Eugenio, se disiparía con el proceso de diálogo con los jardineros.

Nadia destacó que otra de las dificultades que se ha enfrentado es que, conforme han pasado las semanas, se ha ido olvidando el objetivo y las razones por las que se propuso trabajar con las áreas verdes del CENART.

En este sentido, Enrique García propuso que una línea a desarrollar podría ser la relación entre el carácter estético de un jardín y su sustentabilidad. Eugenio acotó esto, señalando que sería interesante abordar cuál es el impacto de los pesticidas usados para que una planta luzca saludable.

Nadia matizó que el carácter de todo jardín es lucir estético a la vista, lo cual es parte de su artificialidad. La cuestión, en este sentido, sería generar otro tipo de convivencias en torno a un jardín, es decir, generar otro tipo de estéticas.

David recordó el caso de un huerto urbano que, invadido por distintas plagas, ha desatado una disputa entre sus administradores, pues algunos sostienen que hay que acabar con dichas plagas, mientras que otros sostiene que éstas, en tanto que “naturales”, deben respetarse.

Al respecto, Eugenio recordó que hay métodos naturales para el control de plagas. Asimismo, recordó el proyecto del huerto que se desarrolla en la Esmeralda, el cual, para desarrollarse, ha exigido tiempo y recursos.

Enrique Hernández dijo que una idea que le parecía potente era dejar que una zona de los jardines del CENART se desarrollara sin intervención humana. Nadia apuntó que este tipo de ejemplos permitiría retomar las lecturas que apuntaban a la generación de nuevas metáforas con respecto a las relaciones entre lo natural y lo artificial.

Amanda apuntó que le interesaba indagar cómo la naturaleza se ha adaptado a los procesos del hombre, y cómo esto pudiera reflejarse en las mediciones de factores ambientales en los jardines del CENART, los cuales son su entorno de trabajo.

David destacó que sería interesante abordar las concepciones de un arquitecto al momento de desarrollar un jardín.

A su vez, Luis sostuvo que asistir al huerto de la Esmeralda podría permitir buscar la metáfora que se está buscando.

Finalmente, se acordó generar una propuesta metodológica que contemple la entrevista a los jardineros, la visita al huerto de la Esmeralda y, finalmente, contactar con el colectivo Huertos Urbanos para organizar un taller o charla que permita los integrantes del Laboratorio tener más herramientas de trabajo.

Minuta de la sesión del miércoles 24 de junio de 2015

Esta sesión tuvo el objetivo de someter a votación las dos propuestas que podrían desarrollarse, a corto plazo, en el Laboratorio Permanente de Investigación. Por un lado, el proyecto de una investigación en torno a los flujos económicos y sociales que ocurren en los jardines del Cenart y, por otro, el desarrollo de una prótesis sonora / visual / textual para árboles de estas mismas áreas verdes. Luis comenzó señalando que ambos proyectos necesitaban de una investigación más detallada para detonar una reflexión con mayor alcance.

Nadia apuntó que en el jam anterior las inquietudes que llevaron a la elección de las propuestas, se había reflejado en estas últimas. A su vez, Luis comentó que en dicho ejercicio la investigación fue la que detonó el desarrollo del buscador. David sugirió que habría de considerar la opción de desarrollar la investigación como parte del jam. Por su parte, Eugenio sostuvo que una pieza no necesariamente es la desembocadura de un proceso de investigación, sino que puede ser parte de este último, además de que las dos piezas que se sometieron a votación planteaban preguntas.

La necesidad de una metodología que permita determinar un cronograma no significa la necesidad de afirmar algo, apuntó Nadia. Por su lado, Luis sostuvo que la investigación permitiría detonar otros caminos. Nadia recordó que cuando se pensó en la dinámica del jam, se tenía el objetivo de desplazar formas de trabajo, permitiendo aprehender los textos leídos dentro del Laboratorio a través de una estrategia que complementara la investigación.

Luis señaló que debido a la falta de esta investigación, las dos piezas aún carecían de temas o problemas específicos. Con respecto a ir delineando problemáticas, Eugenio sostuvo que, por ejemplo, para la pieza de la prótesis habría de investigarse cuáles son las señales medibles en una planta, así buscar aquellos sensores que permitan medirlas. Enrique comentó que cuando él había pensado en la pieza tenía contemplado indagar cómo factores externos afectan a los árboles, por lo que podría pensárselos como medio de transmisión. David recordó el proyecto realizado por los ingenieros de Google, quienes programaron una inteligencia artificial que interpreta imágenes, produciendo a su vez información visual que hace sentido a los humanos. Sin embargo, señaló Enrique, en este caso de Inteligencia Artificial se tiene ya una serie de condicionamientos que hacen que las imágenes generadas no sean sólo ruido.

Al respecto, Eugenio comentó que no obstante el establecimiento de ciertos condiciones o reglas en el proceso, aparecen patrones que son de cierto interés. Volviendo al caso de la prótesis para un árbol, habría que enfocarse en un agente externo específico, por ejemplo los pesticidas, y comparar señales de árboles que estén menos expuestos a dichos factores con otros que lo estén de mayor manera.

Así, la prótesis que se tiene contemplada permitiría visualizar elementos que no son visibles para nuestra percepción, haciendo explícitas además las afecciones que producen dichas condiciones. A la luz de esta línea de investigación, los dos proyectos iniciales se mostraron como complementarios, pues se podría realizar un mapeo de los elementos de las áreas verdes del Cenart y a partir de él determinar cómo se manifiesta el impacto de factores externos en los árboles o plantas, esto, en última instancia, daría cabida a la realización de la prótesis.

También, se consideró que para poder llevar a cabo este proyecto, se debería contemplar dos líneas de investigación para recorrer de manera paralela, por un lado, la relación de los agentes externos que afectan a los árboles o plantas y los factores que podrían permitir medir su impacto, y por otro, una investigación de las áreas verdes del Cenart que posibilite conocer su composición y los cuidados a las que son sometidas.

Finalmente, se acordó ajustar el cronograma de trabajo, para que las próximas sesiones tengan lugar los jueves a las 12 horas.

Minuta de la sesión del jueves 4 de junio de 2015

Para tener otro tipo de dinámica en la sesión, se asignaron algunos roles entres los participantes: alguien asumiría un enfoque muy crítico, otro una perspectiva técnica, otro más se enfocaría en la perspectiva conceptual, alguien más tendría un enfoque optimista, dos serían neutrales y alguien más fungiría como moderador. Los roles quedaron repartidos de la siguiente manera, Luis se hizo cargo del enfoque crítico, la mirada técnica corrió a cargo de Humberto, la perspectiva conceptual correspondió a Hugo, el enfoque optimista fue para Enrique, los dos neutrales fueron David e Isaac y el moderador fue Eugenio.

Enrique: Pensando en otra salida para lo trabajado en el Laboratorio, propuso usar un árbol como resonador, es decir, se invitaría al espectador a acercar su oído para escuchar una pieza sonora que expresase ciertos datos atmosféricos. De este modo, se trataría de una sonorización de datos.

Humberto: La obra a crear tendría que explicarse por sí misma al público y no debe requerir de una ficha.

Luis: Del mismo modo que los textos sostenían que no bastaba con un enfoque representacional, habría que buscarse un giro el cual implique la acción del espectador. En el caso del árbol como resonador, parece que se tiende más a un enfoque contemplativo.

Juan: En este sentido, quizás cabría pensar no sólo en señales sonoras, sino también alertas visuales.

Hugo: La idea sería permitir al espectador entender aquello que está sintiendo el árbol.

David: En la ENPEG “La Esmeralda”, hay un proyecto de realización de un huerto sobre el cual sería interesante informarse para crear cierta vinculación.

Eugenio: Un proyecto que busca darle expresión a plantas es, por ejemplo, el ejercicio de Arduino que permite a éstas escribir sus propios tweets.

Posterior a esta ronda, se realizó la enumeración de las distintas ideas que surgieron la sesión anterior.

  • Entrevistas a jardineros de las áreas verdes del Cenart para realizar un mapeo social, éste permitiría visibilizar las múltiples dinámicas y relaciones de dicho entorno.
  • Mapeo de agua y CO2 por delegación.
  • Solicitar un espacio en los jardines del Cenart, propuesta que cuenta con dos salidas, por un lado permitir que el ecosistema de ese espacio se desarrolle sin intervención humana; y por otra parte, la realización de un huerto comunitario.
  • Documentación en torno a la Ciudad del Futuro, a construirse en la antigua planta de asfalto de Santo Domingo, Coyoacán.
  • Propuesta de un jardín cuidado por personas a través de medios digitales que evoquen la interfaz de Farmville, por ejemplo.
  • Finalmente, la elaboración de un manual de uso responsable de la computadora.

David: Complementario a este manual, podrían pensarse en estrategias que se le sumen, tales como la elaboración de hojas para impresión a partir del procesamiento de ramas secas. Quizás, podría buscarse medios que permitan la fabricación de una máquina de uso casero que permita el reciclaje del papel.

Eugenio: Un inconveniente de esta propuesta es que el reciclado de hojas es un proceso largo.

Amanda: Se pueden usar aglutinantes, como lo es la baba de nopal. Sin embargo, éstos producen un papel grumoso.

Hugo: La ventaja de un proyecto de este tipo es que permitiría cambiar la temporalidad del reciclado. Es decir, haría cambiar la concepción que se tiene sobre éste como un proceso largo.

Enrique: Quizás, para llevar a cabo un estudio sobre el proceso de la basura antes de ser reciclada, se podría acudir a las bodegas de su familia, las cuales se dedican a la compra y colecta de materiales reciclables.

Eugenio: Cabe señalar que hasta ahora no se ha trazado una red que permita visualizar con detalle el flujo de la basura.

Luis: Señala que varios de los proyectos apuntados hasta este punto exigen una investigación más a fondo para conocer la problemática involucrada.

Humberto: Por ello, podría ser preferible abordar una problemática desde lo que ya se conoce previamente.

Eugenio: La afinidad no sólo debería ser temática, sino también física.

Luis: Uno de los proyectos que pueden resaltarse es el del manual de uso responsable, llevar a cabo una métrica de los resultados de implementarlo puede ser relativamente sencillo.

Se realizó una ronda para descartar proyectos de acuerdo a su viabilidad. En este momento se descartó la propuesta de mapear el uso de agua y la producción de CO2 por delegación, debido a la extensión que un proyecto así exige. Se señaló además que, con respecto a Santo Domingo y la Ciudad del Futuro, la problemática puede abordarse desde la cuestión del uso del agua y del cuestionamiento del modelo de explotación de ésta en la Ciudad de México. Quizás, para abordar esta cuestión sería más productivo acercarse a grupos de trabajo que ya cuenten con investigaciones al respecto. Por su parte, Amanda sugirió revisar un documental sobre las dinámicas que ocurren entre el personal encargado de la repartición del líquido vital mediante pipas.

Por otro lado, en torno al proyecto que involucraba la creación de una comunidad en línea para el cuidado de un huerto, Luis señaló que el objetivo sería buscar los medios que permitieran aterrizar la dinámica de un videojuego en el espacio de un aquél. Con esto, se ampliaría el sentido de comunidad. Eugenio comentó que quizás habría de disociar la noción de juego de su sentido competitivo. A esta propuesta, dijo David, se le podría sumar la posibilidad de crear una moneda alternativa, como es el caso del banco de tiempo, el cual se ha aplicado ya en el Faro de Oriente. La idea sería asociar la noción de juego con la de la moneda de tiempo. Esta propuesta quedó sumada al proyecto de intervención en las áreas verdes del Cenart.

Posteriormente, se realizó una nueva etapa de recuento de los cinco proyectos que ya había, señalándose las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

  • El proyecto de los jardines del Cenart / juego de cuidado del huerto tenía como ventaja el hecho de encontrarse en el entorno inmediato, permitiendo que los miembros del Laboratorio Permanente se acercaran al espacio que comparten laboralmente. En contra, se señaló que faltaba apuntar con más precisión la cuestión a investigar.
  • El tema del agua presentaba como desventajas que se trata de un problema bastante amplio además de que se carece aún de un problema específico para hacerse visible. Sin embargo, es problema urgente que debería ser abordado eventualmente.
  • El manual de uso responsable de la tecnología contaba con la ventaja de tratarse de un proyecto que podría realizarse con cierta facilidad, por lo que su elaboración podría tener lugar en un jam. Sin embargo, se apuntó que esta propuesta parte del supuesto de que al acercarle la información a las personas éstas la asumirán y comenzarán a usar de manera responsable la computadora o el celular. Se decidió que este proyecto podría mantenerse de manera paralela.
  • El problema del reciclaje presentaba la desventaja de que implicaba una amplia investigación. Sin embargo, la misma podría permitir llevar a cabo propuestas como el cambio de velocidad del reciclaje, mencionado anteriormente, o un mercado de intercambio de productos reciclados.

Tras un proceso de votación, se eligió que el proyecto de salida del Laboratorio Permanente de Investigación fuese aquel que involucraba el acercamiento a las áreas verdes del Cenart.

Minuta de la sesión del martes 26 de mayo de 2015

Lluvia de ideas para el jam

Eugenio: En Nueva York, para frenar la tala de árboles a causa de proyectos de fracking, se propuso pintar los troncos con imágenes protegidas por propiedad intelectual. En nuestro caso y desde nuestro contexto debemos preguntar qué podemos hacer.

Luis: Los textos han tenido como constante la exigencia de transformar las concepciones actuales frente a un problema futuro. Es decir, se vuelve necesario un nuevo paradigma. En esta transformación cabe la pregunta sobre cuál es la pertinencia del arte. A lo largo de las sesiones se discutió la necesidad de éste para tomar acciones, para producir cambios pequeños.

Eugenio: Quizás valdría la pena aclarar cuál es nuestro contexto.

Enrique García: Valdría la pena detectar un problema específico para intentar desentrañarlo.

Eugenio: El problema podría ser algo cercano, incluso, dentro de la ciudad.

Humberto: Una idea acorde a lo que se ha venido trabajando es la de paisaje. Es decir, el arte podría intervenir en los paisajes urbanos, por ejemplo a través de la agricultura sin arado en la cual las hierbas se protegen entre ellas. Por otro lado, el paisaje como motivo artístico es un lugar común.

Eugenio: La permacultura, a la que se refería Humberto, funciona a través de las interacciones que surgen en los diferentes cultivos. Esta idea podría extenderse a otros elementos del entorno. Por otro lado, frente a la crisis de lo público, reconstruir lo común, los espacios comunes, sería una línea interesante.

Luis: Otro tema abordado por los textos fue el de las relaciones simétricas entre las fuerzas del hombre y las de la naturaleza, y que se ejemplificó con las constituciones de Ecuador y Bolivia, las cuales consideran a la naturaleza como sujeto de Derecho.

Eugenio: Tendríamos que cuestionarnos qué tecnologías permitirían a los seres vivos tener voz. Es imposible pensar en un sujeto de derecho que no tenga voz propia.

Luis: Pensando en el texto de Ilich, surge la necesidad de preguntarse también por el impacto de cada tecnología e incluso la simetría no sólo se enfocaría en la relación entre las personas y la naturaleza, sino con la tecnología.

Nadia: Retomando la idea de un cambio de paradigma, habría que entender por qué es necesaria una relación simétrica con la naturaleza. En este sentido, es necesario buscar maneras para crear metáforas para un público no especializado.

Luis: Más que simples metáforas, surge la necesidad de acudir a acciones para generar un cambio de paradigma.

Nadia: En la experiencia de la acción surgen las metáforas que habrán de mostrar que los marcos de referencia tradicionales han dejado de funcionar.

Eugenio: Pensando en un ejemplo muy concreto, para intentar aterrizar todo el plano conceptual, podríamos documentar entrevistas con los jardineros encargados de las áreas verdes del Centro Nacional de las Artes. Y así, preguntarles por el tipo de pesticida que usan, las normativas de cuidado, etc.

Enrique Hernández: En casos como el de los jardineros del Cenart, podría encontrarse que hay un gasto institucionalizado de agua de riego. Por otro lado, dentro de las áreas verdes se encuentra un cuerpo de agua en putrefacción el cual sólo recibe mantenimiento durante la feria del libro.

Luis: Con este trabajo en las áreas verdes del Cenart, estaríamos en reconocimiento de nuestro contexto.

David: Un problema en la Ciudad de México es el de la gentrificación en sectores específicos de la ciudad y las consecuencias ecológicas que trae consigo, ejemplo de éstas es el desabasto de agua.

Luis: Valdría la pena realizar un trabajo de mapeo que, contrario a la práctica usual, se enfoque en contextos muy específicos.

Eugenio: En la Edad Media encontramos el mejor ejemplo de las virtudes del mapeo, cuando fue usado para determinar el origen de la peste negra.

Enrique Hernández: En este sentido, puede sugerirse el mapeo de gasto de agua y de producción de dióxido de carbono por delegación con base en el turismo.

Amanda: En los jardines del Cenart se mantiene un ambiente tan artificial que no existen plantas nativas de la región.

Eugenio: Sería interesante trabajar dentro de dichas áreas verdes y pedir permiso para suspender todos los cuidados en un espacio, lo que permitiría observar las consecuencias.

Isaac: Retomando la cuestión de la gentrificación, y pensando en un ejemplo que está por ocurrir, podríamos informarnos sobre lo que ocurre en Santo Domingo con respecto al proyecto la Ciudad del Futuro.

David: En el caso de Santo Domingo lo que encontramos es un contexto muy complejo debido a la manera en la que se comenzó a habitar la zona, y que se ve reflejado en la arquitectura de la zona.

Eugenio: Incluso, en los últimos días surgió el rumor del robo de niños en esta parte de la ciudad.

Luis: En el norte del país la gentrificación ha funcionado con este tipo de prácticas, las cuales implican contratar a un grupo de narcotraficantes que vuelven la zona un foco de violencia, trayendo como consecuencia el desplazamiento de los habitantes y el abaratamiento del precio del suelo. Esto último es aprovechado por empresarios inmobiliarios.

Eugenio: Detrás de todos estos procesos, la única lógica es la económica. Lo que subyace es una absoluta falta de atención por el entorno. La cuestión sería erosionar las narrativas basadas en la especulación y la ganancia monetarias.

David: Un artículo de Vice habla sobre el impacto ecológico de los productos orgánicos.

Eugenio: El problema es que al consumir productos orgánicos uno acuda a un supermercado, con lo que se vuelve a caer en la narrativa capitalista. Habría que pensar en cómo desmantelar toda la estructura. Volviendo a los jardines del Cenart, quizás se podría proponer cultivar una pequeña huerta con lechugas y jitomates.

Amanda: La dirección anterior del Cenart ya había autorizado un espacio para sembrar plantas. Se necesitaría presentar una propuesta.

Eugenio: Habría que investigar sobre permacultura.

Nadia: Iniciativas de este tipo suelen ser atractivas para muchas personas. En Oaxaca se encuentra el proyecto Matria.

Eugenio: Podrían estudiarse las relaciones sociales que surgen alrededor del huerto.

Amanda: El personal de seguridad del Cenart, en muchas ocasiones, no permite que las personas se acerquen a las áreas verdes.

Humberto: Debe haber algunos lineamientos para el uso y cuidado de dichos espacios.

Luis: En algún proyecto se usaron  manos robóticas para el cuidado de plantas. Esto permitiría fomentar una comunidad en línea que estuviera al pendiente del cultivo.

Enrique Hernández: Habría que tener cuidado con una iniciativa así, pues ya se han llevado a cabo proyectos similares, como ecotweet, los cuales fracasaron debido a que el uso de servidores y computadoras implica un daño ecológico mayor al beneficio que se perseguía.

Nadia: Por otro lado, el contacto con las plantas y la tierra es una experiencia más enriquecedora que la que se tendría frente a una computadora.

Eugenio: En el caso del proyecto del huerto en las áreas verdes se contaría con una gran variedad de roles, como el de documentación, mapeo, video, etc., lo que permitiría involucrar a más personas.

Amanda: También hay una iniciativa en la que personas de la tercera edad cuentan con grandes extensiones para el cultivo de frutas las cuales usan para cocinar mermelada.

Eugenio: En Estado Unidos hay un proyecto llamado Fallen Fruit, que implica mapear árboles frutales en espacios públicos, así las personas recogen los frutos caídos y se organizan para llevar a cabo días de mermelada.

Amanda: En este sentido, habría que pensar en estrategias para que la tecnología protegiera el cultivo.

Eugenio: También hay proyectos que, aplicando principios de acupuntura, buscan la restauración de ecosistemas que anteriormente eran basureros [enlace a Ghost Nets].

Enrique Hernández: Para purificar el cuerpo de agua que se encuentra en las áreas verdes del Cenart, podrían usarse lirios.

Enrique García: Todos los proyectos que se deseen realizar tendrían que acotar cuál es el papel del artista electrónico.

Hugo: Podríamos realizar un manual de uso responsable de una computadora, el cual explicara estrategias para el ahorro de energía y la disminución de la huella ecológica. Así seríamos consecuentes con la crítica a Google. Como ejemplo de las propuestas encontramos el uso del Google negro, el cual disminuye la energía gastada cada vez que se ingresa en la página de dicho buscador; limitar el uso de servicios basados en la nube, tales como Google docs o Spotify, y la reducción del brillo de la pantalla.

Nadia: Sería muy interesante que este manual pudiese usarse dentro del propio Cenart.

Minuta de la sesión del martes 12 de mayo de 2015

En esta sesión se puso a discusión el texto La convivencialidad de Iván Ilich. A continuación se exponen los principales puntos trabajados durante esta reunión.

Se comenzó señalando que la primera parte del texto confronta la idea de progreso a través del ejemplo de la medicina. La cual, al tratar de generar un sistema que prevenga una enfermedad que no conoce, genera efectos secundarios. Ilich apunta también que la noción de curación de la medicina occidental parte de una cuantificación y una evaluación de la enfermedad. Esto quiere decir que esta última se objetiva y abstrae de las condiciones contextuales en las que tiene lugar. Se comentó que el segundo capítulo del libro es una crítica a macroescala, la cual busca devolver el sustento político a la ciencia y la tecnología. Al respecto, debe tomarse en cuenta el momento histórico del texto, pues en aquel momento el problema de la tecnificación comenzaba a anunciarse.

De manera más específica, se comentó que el primer capítulo refiere a dos umbrales en la historia de la medicina, el primero tiene lugar en el año de 1913, cuando la cuantificación de la medicina cobra una mayor relevancia y de hecho dirige la investigación en este campo; el segundo umbral se trata de 1955, cuando la institución médica se afianza como una estructura de poder. Ilich sostiene que en la educación y el transporte se encuentran también estos umbrales.

Se comentó además que la convivencialidad aparece como una particular manera de relación entre máquinas y personas. Ilich no afirma el retorno a un estado pretecnológico, por lo que su postura no es tecnofóbica. Más bien, la propuesta que encontramos en La convivencialidad nos refiere a una reinstrumentalización de la sociedad por medio de la idea de austeridad. Por otro lado, Ilich señala que el paso a un modelo de producción convivencial implica el sacrificio de la sobreabundancia, la sobrepoblación y el superpoder. Esta parte del texto podría contraponerse tanto al Informe del Banco Mundial como al proyecto Open Source Ecology, pues en estos no se hace expresa una renuncia a las comodidades de la industrialización. Por otro lado, se señaló que el paso a un modelo convivencial no ocurre gracias al cálculo de los tecnócratas, sino al idealismo de los humildes. En este sentido, algunos de los argumentos usados por Ilich se inscriben al interior de una larga tradición que encuentra en el pobre una figura de salvación.

 Asimismo, se mencionó que la relación convivencial implica la novedad, es decir, la singularidad y la creación en la construcción de la vida social. Por ello, se contrapone a las relaciones que surgen en la industrialización, la tecnificación y la burocratización en donde el poder se entrega a los hombres políticos. La convivencialidad sería más bien la libertad individual realizada dentro del proceso de producción en el seno de una sociedad equipada con herramientas eficaces. Se hizo una referencia al cuento de Miguel Morey, Deseo de ser piel roja, pues en éste se narra la historia de una pequeña población amenazado por lobos. Los pobladores contratan a un grupo de cazadores, quienes aprovechando que los primeros desconocen cómo realizar la cacería de lobos, les hacen pagar grandes sumas de dinero.

También se apuntó que no todas las críticas surgidas de movimientos o protestas sociales implican la singularidad y la novedad propia de una crítica convivencial. Algunos de ellos, continúan exigiendo a burócratas y políticos que se hagan cargo de satisfacer necesidades que se consideran básicas y que en realidad no lo son. Así, algunos de los reclamos reproducen una estructura patriarcal al delegar en los políticos la responsabilidad de los ciudadanos. En este sentido, la educación aparece en el texto de Ilich como una institución de normalización la cual inhibe la participación y responsabilidad de las personas; es decir, la especialización, por medio de carreras cada vez más desconectadas las unas de las otras, busca suprimir la participación crítica en la ciencia y la tecnología. En este sentido, Ilich no dirige su crítica directamente a la industrialización, sino a las instituciones político-sociales que se relacionan con ella. Específicamente, cuestiona las instituciones del conocimiento, es decir, aquellas que sostienen los saberes occidentales y que permiten, a su vez, la dominación y el control de las personas.

Esta lógica la encontramos incluso en intercambios educativos y culturales, los cuales buscan la especialización técnica teniendo como objetivo el crecimiento económico. Por otro lado, la especialización profesional ha traído como consecuencia una serie de transformaciones en la elaboración de planes de estudio y de acuerdos internacionales. Un ejemplo de esto es la declaración de Bolonia.

En contraposición, encontramos los esfuerzos de escuelas comunitarias de Guerrero, México que, actualmente, optan por modelos autogestivos, pues comprenden que la educación tradicional no satisface las necesidades de su contexto, y por el contrario fomenta la deserción escolar. Así, dichas escuelas imparten clases en espacios públicos y no al interior de una escuela.

Por otro lado, se señaló que un problema de la educación en México es que fomenta el compromiso con una calificación y no con los contenidos. Es decir, se dejan de lado la memoria, la herencia del pasado, la invención y la creación. En el caso de la enseñanza de historia esto resulta muy claro, pues aquélla se imparte como un conjunto de eventos desconectados entre sí y no como un proceso. Se hizo referencia a Noam Chomsky, quien sostiene que la historia es un método de permanencia del statu quo que institucionaliza ciertos acontecimientos y héroes nacionales.

También, se sostuvo que la educación se trata de una disciplina cruzada por un conjunto de prácticas repetitivas que inciden en el hábito de los estudiantes. Dichas prácticas se han ritualizado a lo largo de los años, tal es el caso de ponerse de pie cuando el profesor o profesora llega al salón de clase. Recordando a Foucault, se afirmó que el ritual es aquello que permite a una práctica o producción textual entrar en el cuerpo de las personas sometidas. Estas prácticas de dominio se encuentran, incluso, arraigadas en el lenguaje cotidiano en expresiones como “disculpe” y “mande”, formalismos usuales en el español de México.

Se apuntó además que dentro de la tradición occidental habría dos figuras o esquemas dominantes. El del círculo, que nos impone la creencia de que todo proceso debe llegar a un fin, y el de la pirámide, que afirma que toda relación es siempre jerárquica y vertical. En este sentido, el arte electrónico tiene como tarea generar otro tipo de percepciones, poniendo en evidencia tanto al círculo como a la pirámide y haciendo hincapié en que otras estructuras son posibles. Para ello se hacen necesarias las metáforas potentes que rompan con el sentido unívoco de las palabras. En este sentido, se recordó siguiendo a Ilich, habrá de fomentarse la creación, la invención y la imaginación del hombre por medio de la herramienta.

En torno a la figura del círculo, se leyó un fragmento del aforismo 117, “En la cárcel”, de la Aurora de Nietzsche:

El ojo, sea perspicaz o débil ve más que hasta cierta distancia. Veo y obro dentro de un espacio limitado y la línea de ese horizonte es mi más próximo destino, grande o chico, del cual no puedo escapar. Alrededor de cada ser se extiende un círculo que le pertenece. Medimos el mundo con arreglo a estos horizontes en que nuestros sentidos nos encierran, diciendo: Tal cosa está cerca, tal otra lejos, ésta es grande, aquélla pequeña, dura la de allá, blanda la de acá. Llamamos sensación a esta manera de medir, ¡y en sí todo es un error!


Minuta de la sesión del martes 28 de abril de 2015

En esta sesión se discutió el texto “LEROI-GOURHAN. LO INORGÁNICO ORGANIZADO”, de Bernard Stiegler. A continuación se presentan los puntos más destacados que se discutieron durante la sesión:

  • El grupo expresó la necesidad de aclarar algunos de los términos utilizados por Stiegler:
    • Mnemotécnica: La mnemotécnica es una técnica para almacenar memoria, para memorizar. En el texto, Stiegler entiende las tecnologías como mnemotécnicas, puesto que transmiten la memoria de una cultura.
    • Exteriorización: Stiegler propone que los artefactos tecnológicos son una exteriorización de las visiones del mundo de una cultura específica, y por lo tanto de su memoria. Sin embargo, Nadia aclaró que se trata de una postura antropocéntrica, ya que los animales y otros no-humanos también exteriorizan artefactos, sin que ellos representen una visión del mundo, sino más bien una traducción en sus propios términos (Morton).
      En todo caso, Stiegler no aclara del todo a qué se refiere con exteriorización, y Nadia propuso que lo que se exterioriza no es precisamente un interior o esencia, sino un sistema de relaciones. Sin embargo, Luis propuso que también se podría entender que la tecnología exterioriza, siempre en un contexto específico, sus valores implícitos.
  • Se mencionó que Stiegler adopta una perspectiva más bien determinista con respecto a la tecnología, y que dicha visión va en contra precisamente de las teorías de Leroi-Gourhan. Mientras que Stiegler da a entender que es la tecnología la que determina la posibilidad de existencia de una cultura, Leroi-Gourhan habla, más bien, de un proceso de coevolución entre tecnología y cultura, y además considera factores descartados por Stiegler, como la economía o la geografía. Sin embargo, se cuestionó sobre si era posible hacer una distinción entre tecnología y cultura, a lo que Nadia respondió que la tecnología, considerada como una sistematización de las técnicas, se relacionaba con la poiesis, es decir, con la invención de formas de hacer habitable el mundo. Así, mientras que toda cultura supone una serie de técnicas, la tecnología tiende a rebasar ese ámbito común, provocando entonces una ruptura. Un ejemplo de dicha ruptura son los teléfonos celulares: más que coevolucionar con alguna cultura en particular, los teléfonos se imponen de manera global, con la pretensión de que sean las personas quienes adapten sus formas de vida a ellos y no al revés. Para romper con esta forma de dominación a través de la tecnología, se propuso la contextualización tecnológica, que permite la reescritura de los valores implícitos en las tecnologías globales. Dicha contextualización también puede ser entendida como adopción, que tiene una connotación de cariño y cuidado. Se aclaró, en todo caso, que dicha connotación no necesariamente implica un cariño o cuidado de la tecnología, sino de nuestra relación con ella. Así pues, el proceso de adopción (al que también se asimiló con la idea de reconfiguración) tendría un carácter emocional necesariamente consciente.
  • Se propuso que la universalidad de la tecnología propuesta por Stiegler podía ser un concepto peligroso, ya que hacía aparecer a los artefactos tecnológicos como objetos independientes de sus contextos de uso, lo cual implicaría que los procesos de adopción serían inútiles o simplemente no tendrían razón de ser. Sin embargo, se observó que ciertas necesidades comunes a los humanos generan herramientas similares en diferentes culturas. Nadia aclaró que, en cuanto a la supuesta desvinculación contextual de los artefactos tecnológicos, el texto se contradice, ya que en otros momentos Stiegler habla sobre la epifilogénesis. Dicha noción parte de la epigenética, que implica que el desarrollo genético de los seres vivos depende de su entorno. La epifilogenética introduce en dicho proceso de desarrollo a los elementos no-naturales del entorno, es decir, a las tecnologías. Así, mientras que Stiegler integra a las tecnologías en contextos específicos mediante la noción de la epifilogenética, propone también, de manera contradictoria, la universalidad de la tecnología.
  • Como respuesta al aparente determinismo del texto de Stiegler, se revisaron ejemplos de apropiación tecnológica, muchos de ellos activados desde la práctica artística: desde el urinario de Duchamp hasta los diferentes usos de los plásticos PET. Luis propuso que una lectura política de la tecnología puede propiciar formas de empoderamiento, ya que el saber “cómo hacer” refuerza la posición de los individuos frente a la hegemonía de lo prefabricado. Dicha lectura, a su vez, permitió retomar el concepto de mnemotécnica, entendido esta vez como la capacidad para leer los objetos. Se habló sobre la idea de que dichos objetos producen memoria, y se discutió si, a raíz de ello, habría que preservarlos. Sin embargo, Nadia propuso que sería posible ver a los objetos no como contenedores de una memoria estática a preservar para el futuro, sino como “entramados de temporalidades”: los objetos piden justicia puesto que están allí para ser leídos, interpretados y reescritos, y no simplemente para ser usados o preservados. Se discutió sobre las implicaciones de esta visión, aclarando que podían significar una ruptura con el determinismo del pasado, al considerar a la memoria como algo vivo. Esta discusión llevó, a su vez, a la cuestión de la reparación de los objetos, en contraste con la cultura prevaleciente del “usar y tirar”.

Minuta de la sesión del martes 21 de abril de 2015

Luis: Le gustó la manera en la que Latour aborda el problema del cambio climático. El sociólogo francés se pregunta cómo abordar un problema tan grande que implica demasiadas cuestiones de manera resumida en un texto. Latour menciona que uno de principales factores que generan el problema del calentamiento global es la desconexión que se debe a que no hay alguien a quien culpar por el cambio climático, los responsables seríamos todos en tanto que comunidad. El texto también habla del concepto de Gaia, el cual reconecta una moral perdida con la ciencia y la política. Este concepto Latour lo retoma a su vez de Lovelock aunque con algunas precisiones. Por otro lado, la noción de Gaia resulta un poco impenetrable y tiene como finalidad reconectar ciencia y política.

Eugenio: Sería importante entender cómo retoma Latour el concepto de Gaia. En el caso de Lovelock, Gaia tiende hacia a la espiritualidad y tonos new age, es precisamente esta tendencia la que Latour descarta en su reformulación. El concepto de Gaia hasta cierto punto es una maniobra para humanizar la naturaleza pero no de una manera antropocéntrica sino más bien simétrica, es decir, permite afirmar que las dinámicas de la humano no son tan diferentes a las dinámicas de lo natural. Un ejemplo de esto serían la constitución de Ecuador y, más recientemente, la de Bolivia, pues en ambas se considera a la naturaleza como sujeto de derecho. Una idea central del texto es empezar a ver lo natural con otros ojos, frente a lo cual cabrían dos preguntas: ¿cuál es nuestra responsabilidad como artistas en todo este entramado complejo de cuestiones, de interacciones? Y, por otro lado, ¿cómo desde el arte se ha visto la naturaleza históricamente? El texto refiere, en este sentido, a lo sublime. Para los poetas románticos, lo sublime refiere a la grandeza de la naturaleza frente a lo humano que se basta con la contemplación. Justamente esta simetría, casi igualdad de fuerzas, nos obliga a abandonar la idea de sublime, pues no basta con estar simplemente admirando la grandeza de la naturaleza, sino más bien establecer una relación recíproca.

Luis: Latour dice que no es que ya que no comprendamos esta relación sublime sino que ahora la añoramos, sentimos una melancolía hacia ella y, como ejemplo, se menciona la película de Lars Von Trier, Melancolia, pues al parecer ya sabemos lo que está sucediendo pero sólo estamos esperando a que caiga el meteorito a la tierra.

Eugenio: Justamente la melancolía por lo sublime es lo que lleva a los personajes de la película a la negación total del fin del mundo. En nuestro caso, si volvemos a la lectura del Banco Mundial, en teoría sí podemos hacer algo para mitigar el cambio climático. Latour dice que la melancolía, la añoranza por lo sublime, no es una opción.

Humberto: En el texto incluso se menciona a otro autor que niega la posibilidad de la esperanza.

Eugenio: Pero abandonar la esperanza no supone la autoflagelación, sino en todo caso abandonar esa añoranza, porque la esperanza es una sensación pasiva, y de lo que se trata es de actuar. Por otro lado, la noción de Gaia, en la idea original de Lovelock, se trata de un símil entre la diosa Gaia y la tierra, no obstante, Latour niega esta visión.

Humberto: En este sentido cabría recordar a Fuller y su propuesta de asumir que la tierra es una nave espacial, en cuyo caso todos los recursos naturales deben administrarse.

Eugenio: La visión de Fuller se encuentra relacionada con lo que se sostiene Latour. Incluso, acudiendo al origen de la palabra “cibernética”, la cual significa el arte de gobernar una nave o el arte de navegar, y que remite a la idea de Fuller de navegar la tierra. Sin embargo, esta última, a diferencia de una embarcación, no es un artefacto creado por el hombre y las variables involucradas en su administración son incalculables. En este sentido, la idea de Fuller se queda un tanto corta.

Luis: En algún momento tuvo lugar un proyecto llamado Biosfera el cual implicó colocar a varios científicos dentro de una estación de investigación en el desierto. Se intentó que aquéllos sobrevivieran durante un año con los recursos existentes. Los científicos lograron sobrevivir, sin embargo se crearon conflictos. En este sentido, Latour considera la posibilidad de disensos sociales.

Nadia: Al decir que ha de abandonarse la esperanza para entrar en un periodo de transición con Gaia, lo que se sostiene, como también lo afirmaba Morton, es la necesidad de una transformación sobre nuestras concepciones de lo humano, la naturaleza y el mundo en general. Desde la ciencia y desde el arte se vuelven necesarios nuevos imaginarios.

Enrique: Latour habla sobre cuál es el común denominador, comenzando por el asombro frente al cambio climático, seguido por una culpa que desata este último, que a su vez se transforma en una culpa por no sentirse lo suficientemente culpable, para finalmente pasar a ser una culpa de no saber suficiente sobre el peligro. Comprender esta lógica permitiría proponer algo.

Nadia: El problema de la desconexión pasa por dicha lógica, que supone la negación de lo que está pasando. Esta negación también proviene de la ciencia o de los propios políticos.

Eugenio: En el arte electrónico se puede pensar en varios ejemplos que buscan acudir a la concepción de lo sublime romántico. También, podría pensarse en la idea de la antisublime, propuesta por Manovich en su último libro, El sofware toma el control. Esta noción supone la inacción frente a la magnitud de lo complejo. Lo que propone Manovich es que podemos desmenuzar lo complejo gracias al software y los algoritmos.

Luis: La complejidad se relaciona con el cálculo de modelos matemáticos para predecir los cambios climáticos, este tipo de modelos requieren ser calibrados constantemente y, pasado cierto tiempo, ya no se pueden rastrear o determinar las condiciones iniciales.

Eugenio: Se suele pensar en el cambio climático como un fenómeno global. Latour, por su parte, argumenta contra esta concepción. Algunos científicos han apostado por modelos de alta resolución, los cuales estudian el cambio climático desde una perspectiva local, pues éstos permitirán determinar qué es lo que está pasando. En el proyecto desarrollado en Tanzania, el objetivo era que los campesinos aportaran sus observaciones locales sobre las variaciones climáticas, éstas eran usadas por los modelos desarrollados por los científicos. Frente a estas concepciones lo global se muestra como abstracto e, incluso, como sublime.

Luis: Latour sostiene que la tierra se encuentra interconectada por una serie de nodos.

Nadia: Cabe mencionar la crítica a los modelos que, desde una perspectiva panorámica, buscan reducir o dominar la complejidad a cálculos matemáticos.

Luis: Por otro lado, el texto habla sobre las palabras como mecanismo de cambio.

Eugenio: Latour juega con palabras con la intención de abrir otro frente de batalla.

Enrique: También se trataría de asumir que no todo está conectado, pues esta idea es a su vez sublime.

Eugenio: La noción de Unwelt consiste en el mundo centrado en el ser, en donde el ser puede ser cualquier cosa: una mosca o un árbol. De lo que nos habla es sobre la multiplicidad de visiones del mundo. Y esto se relaciona a su vez con el texto de Morton.

Luis: En una parte del texto se define a Gaia como dos loops cibernéticos.

Eugenio: Habla de Gaia como si fuese un daissy chain o cadena de margarita, la cual se define por una serie de ciclos de retroalimentación. Si bien la cibernética se entiende a partir de la interacción entre un humano y una máquina, en el caso de Gaia no estaríamos frente a un artefacto. A lo que Latour refiere es la gran complejidad de los ecosistemas.

Nadia: Cuando se piensa en lo local se suele suponer que dicha dimensión no tiene impacto. Sin embargo, Latour propone lo contrario. Por otra parte, tomando la idea de recomposición como desmenuzamiento, se trae como consecuencias que no hay efecto de zoom con lo que se abre una invitación a una cierta tarea.

Luis: Ahí se puede visualizar una de las posibles tareas del arte, el cual, más allá de seguir representando lo sublime, habrá de representar las interconexiones del sistema o hacer visibles las problemáticas locales.

Nadia: Pensando de manera concreta qué le competiría al arte electrónico en términos de generar efectos de zoom o de descomposición de las cosas, una primera tarea sería cuestionar lo que se usa en la elaboración de una pieza.

Eugenio: También podría pensarse en piezas que funjan como ejemplo de esta línea que se está siguiendo. En Ars Electronica se presentó un prototipo de aplicación para teléfono que permitía escanear el código de barras de productos del supermercado con lo que se desplegaba todo tipo de información sobre sus componentes, qué tipo de relación laboral se encontraba en la empresa que realizó el producto. Sin embargo, la dificultad de realizar una herramienta de este tipo se encuentra en la labor de investigación que exige.

Luis: Cabría cuestionar hasta qué punto, al realizar una herramienta de este tipo, el uso de teléfonos celulares fabricados por empresas cuyos antecedentes laborales no son los mejores se produce una contradicción en el discurso de la pieza.

Eugenio: En este sentido, vale la pena mencionar la iniciativa Fairphone la cual fabrica celulares cuyos materiales no vienen de zonas en conflicto, su línea de producción es justa, no se encuentra fabricado bajo las directrices de las obsolescencia programada, etc. Es cierto que el uso de teléfonos y tablets no mejora la situación, pero resulta necesario comenzar a desenredar la cuestión por algún lado.

Amanda: Para elegir uno de los hilos para desenmarañar el problema se comienza por visibilizar una problemática.

Humberto: No obstante, la visibilización no basta, un ejemplo de esto es Pekín, China, donde las personas, pese a las precarias condiciones ambientales, no frenan sus niveles de consumo. Ese es el otro lado de la película de Lars von Trier, en donde además de los que claman que ya no se puede hacer nada y se entregan a la espera, hay otros que mantienen sus condiciones de vida actuales pese a la inminencia de la desaparición. Quizás, la alternativa es la generación de iniciativas pequeñas que pugnan por el reciclaje.

Eugenio: Un ejemplo de esto es Casita, en Oaxaca, iniciativa que fabrica aparatos electrodomésticos a partir de la reapropiación del mecanismo de la bicicleta.

Isaac: No sólo la naturaleza es un objeto sublime, sino que también el arte electrónico puede perpetuar esta clase de imaginarios.

Humberto: Un ejemplo de esto es la metáfora de la nube.

Eugenio: La nube no sólo es una metáfora sino una retórica que oculta el carácter empresarial que se esconde tras el uso de la información que se resguarda digitalmente.

Enrique: Quizás se deba dirigir el arte a permitir la comprensión, es decir, en lugar de que sea el artista el que enfrente y supere la barrera de la complejidad sean los espectadores los que tengan la posibilidad de tener este papel.

Eugenio: Es decir, abrir las cajas negras. Un ejemplo es la labor que realizó un artista al ir a la ciudad china en la cual se producen de manera masificada pinturas de decoración, una vez ahí pidió a los empleados, que día con día pintan miles de cuadros, que se pintarán a sí mismos. Lo que se intentó hacer en este caso era abrir el código fuente tras los millones de cuadros de bajo costo que se usan para adornar oficinas.

Enrique: Si bien abrir el código de un algoritmo como el Google es ilegal, lo que sí se puede mostrar es el código de las interconexiones que encontramos en el mundo.

Eugenio: Existe una maniobra de cierre de la tecnología que busca invisibilizar el contexto social y político desde el cual surge una tecnología. Un ejemplo de esto, además del de Google, es la receta de la Coca-Cola. Por ello, se vuelve una maniobra política el desenmarañar la complejidad de un producto tecnológico. Dentro del mismo arte electrónico existen iniciativas que intentan “hacer el bien” sin preguntarse por las cuestiones que surgen a partir del uso de la tecnología. Un ejemplo de ello es Open Source Ecology, el cual se discutirá en otra sesión.

Nadia: Al leer los textos que se han revisado lo que se muestra es que siempre existe una opción, al tiempo que se vuelve necesario tomar una posición. Es decir, se necesita saltar fuera de la comodidad de no cuestionarnos sobre la desconexión entre las fuerzas del hombre y las de la naturaleza.


 Minuta de la sesión del martes 14 de abril

En esta sesión discutimos el texto “An Object Oriented Defense of Poetry”, de Timothy Morton. Las primeras impresiones se refirieron a la relación de esta lectura con la anterior, sobre el cambio climático, y señalaron la interrelación compleja de múltiples factores, así como la necesidad de pensar, desde el arte, sobre cómo entender el mundo que nos rodea de otra manera. Esta reinterpretación implicaría, a su vez, la capacidad de ser conscientes de las consecuencias de nuestras actitudes y actividades, a través de la tarea artística de evidenciar las conexiones que potencialmente existen entre todas las cosas.

Encontramos que el texto de Morton sugiere un cuestionamiento de las implicaciones jerárquicas del antropocentrismo, a pesar de que reconoce que éste resulta inescapable. Sin embargo, no por ello debería pensarse que el ser humano es el único que interpreta el mundo en sus propios términos: los demás seres y las cosas también tienen un carácter activo. Así, se plantea una nueva ontología, una nueva relación entre los entes no basada en jerarquías, sino en relaciones reticulares en las que dichos entes se traducen mutuamente. Los objetos dicen cosas por sí mismos, independientemente de la lectura humana.

El texto implica, además, una ruptura con vanguardias artísticas que anteceden al arte electrónico, y que aún heredan las jerarquías del antropocentrismo. Invita, en cambio, a intentar interpretar el mundo desde otros puntos de vista. El arte, enriquecido con estas nuevas formas de ver, podría convertirse en un medio para explorar cómo y por qué están interconectadas las cosas. Esta exploración tendría dimensiones tanto estéticas como políticas, que estarían íntimamente relacionadas con la noción de Antropoceno, en la que las cosas se escriben mutuamente de una forma intensa.

Se dijo que los soportes nunca son ajenos a las formas artísticas, y tampoco son neutrales. En el arte electrónico, la interfaz (o el puente entre dos dominios) podría ser considerada como una metáfora capaz de inducir cambios culturales: concretamente, la comprensión de que el mundo puede ser traducido en diferentes términos, no necesariamente humanos. Sin embargo, al considerar a la interfaz como soporte, y por lo tanto como algo no-neutral, el papel de la tecnología como medio para traducir y escuchar otras voces podría introducir distorsiones en el proceso. Si una tarea para los artistas que trabajan con tecnología es la construcción de interfases para traducir el mundo, ¿cómo traducir, por ejemplo, la forma en la que un árbol interpreta y expresa la existencia de substancias contaminantes en un río que lo alimenta? A partir de este ejemplo, se habló de piezas como Interactive Plant Growing, de Christa Sommerer y Laurent Mignonneau, o Pulsum Plantae de Leslie García. Dichas piezas podrían considerarse como dispositivos para escuchar a otros seres. Estos dispositivos, a su vez, podrían propiciar un cambio en nuestras actitudes hacia la naturaleza: transformaciones necesarias para enfrentar retos complejos como el cambio climático. Podrían, además, ayudar a generar nuevas construcciones simbólicas de lo que conocemos como “naturaleza”, para comenzar a entenderla no como algo a dominar, sino a respetar y tratar de manera recíproca. Se dijo además que esta visión concuerda, hasta cierto punto, con las visiones de distintos pueblos originarios. Más allá de romanticismos o exotismos, se aclaró que dichas visiones suelen concretarse en prácticas mucho más sustentables que aquellas implementadas desde la modernidad, que implican una separación tajante entre naturaleza y civilización.

Se comentó que el texto de Morton se acerca a lo que sucede a lo que sucede en el diseño cuando se dice que hay que “saber leer un objeto.” Sin embargo, se dijo también que sería interesante ser capaces de leer / escuchar a los objetos más allá de las reglas específicas de disciplinas como el diseño o el arte. Se señaló que la lectura / escucha de un objeto depende del contexto y las intenciones de quien realiza dicho acto. Por lo tanto, para matizar el antropocentrismo desde donde se ejerce la interpretación del mundo, habría que ser conscientes del contexto y la intencionalidad y, para ello, sería necesario desarrollar aún más nuestra consciencia crítica. Se propuso además que existe una imposibilidad de comunicación directa entre seres, la cual proviene del hecho de que cada uno habla desde su propio contexto, y que al traducir también traicionamos y distorsionamos.

A pesar de las distorsiones introducidas en el proceso de traducción del mundo, nos cuesta decirlo en otras palabras, así como nos cuesta reimaginar el peso simbólico que tiene nuestro lenguaje. Sin embargo, se señaló que todo objeto produce su propio espacio y tiempo y que, dentro de este proceso, cabe la posibilidad de producir nuevos lenguajes: nuevas formas de decir y entender. Nuestra incapacidad de entender las relaciones de interdependencia que hay entre los seres podría provenir del aislamiento provocado por la vida moderna. Para contrarrestarlo, habría que pensar cómo hackear el lenguaje, ya que es nuestra interfaz con el mundo. Como respuesta, se dijo que, desde el arte, es posible entender que el sentido de las cosas no es unívoco, que más bien se desplaza. Así, el arte sería el medio para revelar que las cosas nunca han estado absolutamente determinadas, sino que siempre es posible volver a traducir y trasladar sus significados, que son inagotables. Surgió entonces la pregunta: ¿cómo crear formas artísticas que nos permitan entender hasta qué punto somos interdependientes, humanos y no-humanos?

En las intervenciones se trazaron paralelismos entre el texto de Morton y la obra de Carlos Castaneda. También se relacionó con el artículo Transmutability: Digital Decontextualization, Manipulation, and Recontextualization as a New Source of Value in the Production and Consumption of Culture Products de Jerald Hughes y Karl Lang, que habla sobre cómo la capacidad de traducirlo todo a bits permite trasladar y descontextualizar objetos y significados culturales. Sin embargo se señaló, con respecto a la descontextualización, que resulta importante ser conscientes de que siempre se lee desde un contexto, y que el proceso de descontextualizar objetos y significados puede llevar a la noción de que, para leerlos, es necesario abstraerlos y trasladarlos al contexto propio. Esto podría significar un reforzamiento del antropocentrismo, y además podría llevarnos a asumir que, simple y sencillamente, hemos perdido la capacidad de atender al otro. Por el contrario, recuperar la capacidad de poner atención al otro e intentar leerlo desde su propio contexto (y no desde el nuestro, como solemos hacerlo), tal vez nos permitiría dimensionar mejor las implicaciones y consecuencias de nuestros actos. Habría en ello una dimensión política que nos permitiría, a su vez, transformar nuestra relación con el mundo.


Minuta de la sesión del jueves 9 de abril

En esta sesión se puso a discusión el informe 4º Bajemos la temperatura: Cómo hacer frente a la nueva realidad climática elaborado por el Banco Mundial. Para el Laboratorio Permanente de Investigación resultaba importante aclarar cuál es el papel del arte, especialmente del arte electrónico, en el contexto del cambio climático.

La sesión comenzó con las impresiones generales del texto: Luis señaló que el reporte se encuentra dividido en regiones que se estudian de acuerdo a dos modelos, uno que predice la consecuencias del aumento de 2º C y otro que predice los efectos del aumento de 4º C. Eugenio intervino al respecto apuntando que los modelos se crearon a finales de la década de 1990 y ocupan mediciones tanto actuales como históricas. Asimismo, Luis llamó la atención sobre hecho de que el reporte no profundiza en los problemas sociales que se desencadenarán con el cambio climático, más bien, se mantiene en un análisis meramente técnico. Eugenio sostuvo que si bien el reporte afirma, por ejemplo en la página 5, que los impactos sociales del cambio climático son difíciles de predecir, se pueden observar ya ciertos efectos como es el caso de las oleadas migratorias de Somalia a Kenia, desencadenadas en 2008 por la conjunción de una fuerte sequía y el aumento de precios. Dichas migraciones trajeron como consecuencia el ingreso de pequeños grupos de extremistas islámicos al territorio keniata, lo que desembocó en la tragedia de la Universidad de Garissa, ocurrida apenas unos días atrás.

Por su parte, David sostuvo que el reporte del Banco Mundial se sirve de cierta retórica para señalar que las metas del crecimiento económico se verán obstaculizadas por el cambio climático. Juan, a su vez, apuntó que habría de tenerse en cuenta el origen tanto del Banco Mundial como del Fondo Monetario Internacional, pues ambas instituciones se crearon al finalizar la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de establecer los parámetros de las prácticas neoliberales. Amanda comentó que el reporte tiene un doble filo, por un lado señala las consecuencias del aumento de la temperatura, lo que además permite identificar los puntos geográficos que pueden representar una ventaja económica a futuro. En este sentido, Juan refirió a la página 3 del documento en la cual se afirma que las condiciones negativas de algunos países se deben a las medidas prohibicionistas para las importaciones; en otras palabras, el reporte da a entender que para prevenir los riesgos ecológicos resulta necesaria una apertura económica.

Eugenio comentó que el Banco Mundial parece sostener una contradicción, puesto que el sector agroindustrial es el que más impacto tiene en la producción de gases de efecto invernadero, generando al menos un 50% de las emisiones de CO2. El modelo de dicho sector proviene de la agronomía industrial y de las políticas de globalización impulsadas por el propio Banco Mundial. Lo que este último propone actualmente es la transición a un modelo de energías limpias, no obstante, sin poner en duda el dogma del crecimiento económico.

Nadia sostuvo que el texto sí afirmaba la necesidad de un cambio social inmediato y radical, pues de no ocurrir éste el poder económico del Banco Mundial no podrá ejercerse. Es decir, lo que habría de ocurrir es un cambio en la forma en la que el ser humano se relaciona con otros ecosistemas como reacción urgente frente a las condiciones del cambio climático. Eugenio comentó que justamente la diferencia entre el modelo de 2º C y el de 4º C radica en el que primero es ya irreversible, mientras que el segundo tendrá lugar si no se producen cambios en los hábitos de consumo y producción. En este sentido, el arte como producción ha venido representando problemas políticos y sociales, sin embargo, ahora es necesario que él mismo realice acciones acordes a una reflexión sobre los medios de los cuales se sirve para la producción artística. Nadia recordó que el arte ha generado imaginarios sobre la naturaleza y también sobre la tecnología, de esta forma quedaría preguntar qué clase de imaginarios se están construyendo desde el arte, en la actualidad.

Frente a ello, Jardón sostuvo que los imaginarios no habrían de ser buscados exclusivamente en el arte, sino en otras expresiones como series de televisión, tales como The Walking Dead y Game of Thrones. Nadia afirmó que en estas series televisivas más que encontrar un imaginario en torno a un futuro distópico o post apocalíptico, lo que encontramos es un reflejo y un cuestionamiento de la sociedad contemporánea.

Por su parte, Enrique comentó que todo cambio de conducta necesita de un catalizador que la detone, en el arte este catalizador parece difícil de señalarse. Esta situación se complica, sostuvo David, cuando la misma industria normaliza y apropia la responsabilidad ecológica, tal como es el caso de las dietas orgánicas. Eugenio comentó que si bien es cierto que el consumo de productos orgánicos se trata de una práctica relacionada con el estatus económico debido a sus altos costos, también lo es que las grandes cadenas de supermercados abaratan los precios de los productos de manera insostenible, haciéndonos perder la noción de los costos de producción.

Posteriormente, Eugenio señaló que el 90% de los campesinos practican la agricultura intensiva, sin embargo, ésta se practica en menos del 15% de la parcela disponible. No obstante, encontramos otras prácticas tales como la producción y el consumo colaborativo que implica compartir semillas y trabajo; estos modelos se hallan de manera análoga en las comunidades de software libre. Así, lo que habríamos de pensar es en los cruces de conocimientos y prácticas entre esferas aparentemente separadas, como lo son la agricultura y las prácticas del software libre.

Luis intervino afirmando que las representaciones desde el arte son necesarias para visibilizar los problemas del individualismo que fomenta el capitalismo. Esta pérdida de vínculo con el entorno genera a su vez una pérdida de consciencia de las escalas del tiempo que va más allá del individuo, es decir, se reproduce un modelo social sin compromisos con las generaciones futuras. Eugenio coincidió con la necesidad de las representaciones desde el arte, pero señaló que hace falta cuestionar los medios usados para la producción artística. Al respecto, Jardón sostuvo que cabe tener en cuenta que cualquier proceso energético implica un desperdicio, y quizás lo mejor sería pensar en desperdicios reciclables. Luis complementó esto sugiriendo que habría que estudiar los procesos de equilibrio que ocurren en la naturaleza; los cuales, recordó Juan, se encuentran excedidos debido a la intervención del hombre, por lo que quizás habría también que buscar soluciones tecnológicas.

David señaló que el reporte nunca problematiza los efectos de la industrialización, tales como la obsolescencia programada y la constante innovación tecnológica. Estas prácticas de industrialización, sostuvo Eugenio, las encontramos por ejemplo en el abaratamiento de la memoria RAM, el cual implica que la extracción de los minerales usados para la construcción de las memorias se hace en condiciones cada vez más desastrosas para el medio ambiente. Éste es, señaló Luis, el paradigma del crecimiento económico neoliberal frente al cual habrían de generarse estrategias que permitan cambiar las lógicas de este paradigma, quizás una manera de hacerlo sería reemplazando la valoración de los productos por medidas más justas, por ejemplo, los mecanismos de intercambio usados.

Nadia señaló que fisurar la lógica capitalista a través de otras lógicas, implica estar conscientes del riesgo hacer uso de medios tan violentos como los del neoliberalismo. Sin embargo, debe ocurrir un ejercicio que permita pensar de otra forma, el cual desplace los imaginarios apocalípticos. A su vez, David sostuvo que quizás valdría la pena mirar hacia los espacios de producción e innovación tecnológica colectivas, como es el caso de los Fablab. Eugenio afirmó que, del mismo modo que los Fablab, existen también otros modelos urbanos que pueden servir de ejemplo para pensar en lógicas de apropiación y reciclaje tecnológico a través de habilidades y conocimientos.

Después de esta ronda de participaciones, la sesión se dirigió a discutir las prácticas de apropiación que ocurren en Cuba. Al respecto, Luis recomendó el documental El poder de la comunidad. Asimismo, se recordaron distintos ejemplos de prácticas que buscarían contraponerse a la lógica neoliberal, tal es el caso la producción de un papel alternativo, el uso de papel fotodegradable, el proyecto The drinkable book, que consiste en un libro purificador de agua, así como una maceta que aprovecha los nutrientes de las cenizas de los restos humanos cremados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s