Cuerpo, extranjería e intrusión en Jean-Luc Nancy

Ecualizaciones1

El intruso es un texto publicado por Jean-Luc Nancy en el año 2000, donde narra y reflexiona a propósito de la experiencia de su trasplante de corazón en relación con la intrusión y la figura del extranjero. Para el filósofo francés, su supervivencia, después de que su propio corazón haya decidido fallarle y abandonarlo, no sería posible sin todo el nicho de posibilidades técnicas que se cruzaron con esta contingencia personal. La opción del trasplante enfrenta a Nancy con una serie de cuestionamientos que no sólo prestan atención a la tan celebrada posibilidad del cuerpo intervenido por la tecnología médica y la inserción de otros órganos o artefactos técnicos que lo pudieran convertir en un androide de ciencia ficción, como él mismo afirma, sino que lo confronta con la necesidad de repensar una ética del cuerpo, las opciones de la industria médica del control, así como, la exigencia y obligación de hacerlo sobrevivir. Para que esto último se realice, es necesario inscribir su historia personal en un “proceso complejo tejido entre extraños y extrañezas”, dicha incisión e injerto, le supone preguntarse sobre las reglamentaciones de los trasplantes ¿quién decide que haya un órgano disponible para tal o cual donante?, ¿cuál es la obligación de hacerlo sobrevivir cuando su corazón estaba programado para durar 50 años? “¿Dónde están, aquí, la justeza y la justicia? ¿Quién la mide, quién las pronuncia?” El texto de Nancy reenvía a una reflexión que traspasa su experiencia personal y toma en cuenta que la posibilidad de su sobrevivencia está mediada por los órganos, decisiones, discursos, prácticas y técnicas externas. Sobrevivir después del trasplante, del cambio de un órgano vital inservible por otro de alguien ausente, le obliga a cuestionarse ¿Qué vida prolongar y con qué finalidad?

intruso

Es desde estas reflexiones que el texto de Nancy se abre a cuestionamientos sobre las distintas políticas del cuerpo, del cuerpo propio, del cuerpo extranjero y de las  relaciones que se tejen con los otros cuerpos. Como una doble vista, El intruso de Nancy aparece también como una escritura que trabaja alrededor de la idea de la intrusión y del extranjero, de esa figura frente a la cual siempre reaccionamos con una lógica basada en el rechazo o en la acogida y la aceptación: al extranjero se le recibe o se le niega. No obstante, acoger al extranjero parece siempre estar identificado con asimilarlo, con demarcarlo bajo los marcos de quien lo hospeda, asimilarlo para no rechazar su diferencia. Pero esto no es más que una negación de su extranjería. Los discursos colonialistas, identitarios y normalizadores han generado desde hace tiempo una historia de la extranjería como deglución y asimilación de lo otro.

Poner el foco en estos aspectos políticos del texto de Nancy, hace que pueda leérsele desde distintos ángulos como una escritura que atraviesa una historia personal, una reflexión sobre la tecnología médica de los cuerpos y nuestras relaciones o asunciones frente a las ideas de lo propio y lo extranjero. Otra vuelta de tuerca para pensar desde el cuerpo otros territorios que aborden de distinta forma las fronteras entre la propiedad, la extranjería y la intrusión. Aquí un enlace para la descarga del libro:

 https://drive.google.com/file/d/0B41B1z0bqkWmNFRwSm96R2VkVHM/view?usp=sharing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s