La performatividad algorítmica*

Print

 Bernard Stiegler

Evidentemente, el poder busca siempre tomar el control de las expectativas de los individuos para someterlas a sus propios intereses.

Según el artículo de Chris Anderson, los Big Datas anuncian el fin de la Teoría. La tecnología detrás de éstos es lo que se denomina, High Frequency Computing, y consiste en el cálculo intensivo realizado sobre los datos masivos. Estos últimos, somos nosotros quienes los producimos de manera permanente, en muchas ocasiones sin saberlo. Hoy en día, esos datos son procesados en tiempo real a la velocidad de la luz, y configuran las retenciones terciarias (recuerdos almacenados bajo el soporte de la memoria) que no son más literales (desde la invención de la escritura), ni impresas (desde Gutenberg) ni analógicas (desde el advenimiento de los media), sino digitales.

La computabilidad de los datos es posible porque son digitales y, por lo mismo, los algoritmos pueden explotarlos totalmente a la velocidad de la luz en escalas globales de varios centenares de millones de datos, y a través de dispositivos de cálculo implantados alrededor del planeta (en los smartphones, los mobiliarios urbanos, los automóviles (500 capturas de datos en los vehículos actuales), los televisores (la televisión conectada: una cámara nos filma),…).

Esta situación se basa en la captación de datos y su tratamiento, que pueden ser 4 millones de veces más rápidos que ustedes.

La autocompletación

Cuando ustedes empiezan a teclear una búsqueda, toma una cincuantesima de segundo en llegar de su cerebro a su mano, puesto que la señal eléctrica neurológica circula a 50 metros por segundo en promedio, sobre el nervio.

Sobre las fibras ópticas, la señal circula a 200 millones de metros por segundo. La máquina va 4 millones de veces más rápido que ustedes. Teniendo en cuenta los tiempos de latencia, uno puede descender 100,000 veces más rápido. Esto es extremadamente lento para la máquina, pero extraordinariamente poderoso para nosotros.

Y entonces, cuando ustedes comienzan a teclear una búsqueda, el autocompletado propone las palabras de eso que tenían intención de hacer y escribir, utilizando algunas veces sus dobles digitales. El sistema explota las retenciones secundarias (término husserliano que denomina los recuerdos) que ustedes han engendrado, procesándolas a la velocidad de la luz. El sistema produce con las protensiones (término husserliano que significa la anticipación del momento siguiente), que no son más las suyas sino las del sistema, y que éste las hace pasar por las de ustedes.

A partir de éstas, ustedes realizan cosas que no tenían la intención de hacer, sin ni siquiera darse cuenta, puesto que, tienen la impresión de haber recibido un gran servicio (lo que, además, realmente puede ser cierto). Sin embargo, ustedes han abandonado sus protensiones, es decir, sus deseos, sus intenciones, su anticipación frente a lo que viene.

Se han convertido, cada vez más, en individuos teledirigidos, telecomandados, miméticos.

* Traducción realizada por Nadia Cortés, coordinadora del Laboratorio de Investigación en Arte y Tecnología.
El texto en francés  puede encontrarse en la página Pas faux.
Anuncios

Una respuesta a “La performatividad algorítmica*

  1. Reblogueó esto en ersiliaabandonada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s