Archivo mensual: diciembre 2015

¿Sueñan los robots con graffitis eléctricos?

Print

 

takahiroDependiendo de la escuela y corriente, la concepción de la obra de arte le ha dado un aspecto primordial a uno u otro elemento de aquellos que la conforman. En algunos casos se exalta la técnica, en otros es la búsqueda de incidencia social lo que importa, y los mismos contenidos son encaminados a diversos sentidos; sin embargo, históricamente, la mayoría de las corrientes coincide en algo fundamental: el arte es una expresión humana.

En la obra en conjunto de So Kanno y Takahiro Yamaguchi esta noción se pone en entredicho al realizar piezas que desafían la creatividad vista como una característica exclusivamente humana. En sus instalaciones el proceso creador proviene de la máquina y el resultado pretende ser despojado de su carácter humano; además, se explora la cuestión de hasta dónde puede hablarse de la creatividad de una máquina y si es posible hacer arte por medio de robots.

Semi-senseless drawing modules es una pieza que consta de plumas que penden de carretes controlados por dispositivos mecánicos montados sobre un riel horizontal. Estos dispositivos modifican su velocidad e intensidad con base en la información del entorno (temperatura, humedad, ruido y número de personas que caminan frente a éstos) obtenida mediante varios sensores. Dicha instalación no piensa a la máquina como una herramienta que el artista usa, sino que ella misma es la creadora de la pieza. Incluso se puede decir que los papeles tradicionales se invierten y son los humanos quienes, a través de su efecto en el cambio del ambiente detectado por los sensores, ayudan a la máquina a crear su obra.

Así como se habla de los procesos creadores de los artistas, Kanno y Yamaguchi comentan el acto de creación hecho por sus robots. En la siguiente entrevista hacen anotaciones que siguen todo este proceso: el error como una apertura que deja ver el funcionamiento emergente y creativo de la máquina, así como la dinámica propia del dibujo de ésta, donde incluso se pueden observar gestos melancólicos en los robots.

Anuncios